Blog

El uso de las nuevas tecnologías en la lucha contra el COVID-19

Hace unos días hablábamos en esta entrada de la posibilidad de tomar la temperatura a empleados y clientes por razón de la prevención del COVID- 19.

Pues bien, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha publicado un estudio en el que ofrece un pequeño análisis sobre las herramientas tecnológicas que han comenzado a implementarse para controlar la pandemia, y en último lugar analiza las cámaras de infrarrojos para la lectura de la temperatura.

En este estudio la Agencia trataba de advertir que el miedo puede llevarnos a adoptar medidas desproporcionadas, poco efectivas y nada seguras respecto del tratamiento de datos personales.

Por esa razón, el uso de estas herramientas tecnológicas debe responder a un balance equilibrado entre la necesidad social de frenar el contagio y el respeto de derechos y libertades.

¿Qué dice la Agencia sobre la geolocalización de móviles por los operadores de telecomunicaciones?

Puede ser una opción bastante útil para controlar la pandemia siempre que responda a una gestión cuidadosa y anonimizada. Ahora bien, habrá que poner especial cuidado con las subcontrataciones y los datos anonimizados de manera incompleta.

¿Qué dice la Agencia sobre la geolocalización de móviles a partir de redes sociales?

Es preferible que la información se obtenga de otras fuentes. Si la información de localización se cruza con los perfiles comportamentales de los usuarios puede darse una vulneración grave de la privacidad.

¿Qué dice la Agencia respecto a las aplicaciones o páginas web de cita previa?

Resultan una opción interesante que permite acercar servicios a personas que los necesitan. Ahora bien, deben estar correctamente construidas para evitar vulnerabilidades y tratar los datos conforme a las exigencias de la normativa.

No debemos perder de vista, que las personas sin acceso a internet o con dificultad para manejarse en entornos virtuales podrían quedar desatendidas.

¿Qué dice la Agencia sobre las aplicaciones de información voluntaria de contagios?

No son de mucha utilidad, la información facilitada no siempre es fiable y, salvo que la participación sea masiva, la muestra con la que cuentan es pequeña. En caso de utilizarlas, el fin debe ser efectivamente altruista y deben construirse de manera que ofrezcan garantías de privacidad.

¿Qué dice la Agencia sobre las aplicaciones de seguimiento de contactos por bluetooth?

No ofrecen grandes garantías respecto al anonimato. Es relativamente fácil identificar a la persona contagiada, aunque sea de manera implícita, y tampoco sería mucho más complicado relacionar pseudónimos con números de teléfono y personas concretas. Podrían ser interesantes más adelante en entornos pequeños, como una oficina.

¿Qué dice la Agencia sobre los pasaportes de inmunidad?

Esta herramienta puede ser útil siempre que el sistema sea seguro, esté actualizado y que el acceso a dicha información solo se permita a personal autorizado. No obstante, la Agencia propone que, tras la realización de las pruebas presenciales correspondientes, el personal sanitario facilite un documento en papel con el que poder acreditar la inmunidad.

¿Qué dice la Agencia sobre las cámaras de infrarrojos para lecturas masivas de temperatura?

Expone que podrían ser herramientas útiles dentro de la prevención de riesgos laborales siempre que:

  1. Estén contempladas dentro de un proceso de comprobación más extenso, que incorpore otras pruebas y garantías.
  2. Se realice siguiendo el criterio de las autoridades sanitarias.
  3. Esté en manos de personal cualificado.

En definitiva, la Agencia lanzaba un mensaje de sentido común, manifestándose de manera muy sutil sobre las herramientas tecnológicas que se comienzan a utilizar para frenar la pandemia en la desescalada. Así, recomendaba hacer siempre un balance entre las amenazas y los beneficios, sin perder de vista las evidencias científicas y los principios de protección de datos personales.

Puede ver el estudio de la AEPD aquí: https://www.aepd.es/sites/default/files/2020-05/analisis-tecnologias-COVID19.pdf